Hay dos tipos de financiación de la Empresa a Largo Plazo y que son la Financiación Propia o interna y la Financiación Ajena o Externa. Seguidamente en este artículo vamos a hablar de todas ellas para que los lectores tengan conocimiento de cuales son dichas fuentes de financiación a largo plazo, en dónde solicitarlas y para qué se usan cada una de ellas.

Postergar

1.- La financiación propia o interna. La financiación propia es la que aporta la empresa y los propios socios en forma de Capital Social cuando constituyen la sociedad mercantil o cuando suscriben una ampliación de capital y la financiación interna es la que se genera mediante la actividad de la empresa y que son beneficios que no se reparten y que se reinvierten en la empresa en forma de Reservas Legales o Voluntarias o mediante la dotación de gastos para la Amortizaciones Acumuladas del Inmovilizado y mediante las dotaciones para Provisiones para gastos o pérdidas futuras previsibles y realizables, que se dotan para cubrir dichas contingencias y para recapitalizar a la empresa.

2.-La financiación ajena o externa. Son aquellos fondos que provienen de fuentes externas ajenas a la empresa y que pueden ser de diferentes tipos en función de donde provengan, como por ejemplo: Financiación de la Banca tradicional, Financiación mediante Mercados Organizados, Financiación mediante Entidades y Organismos Públicos y Financiación mediante otro tipos de vías de financiación alternativas como el Crowdlending, etc.

La financiación proveniente de Entidades de Crédito, son las que provienen de entidades que conocemos como Bancos, Cajas de Ahorro y Cooperativas de Crédito, que son entidades financieras que ofrecen financiación a las empresas de muchos tipos, pero en este artículo nos vamos a centrar en los productos financieros a Largo Plazo cuyo plazo de amortización es superior al año.

7 Productos financieros a Largo Plazo

1.- Préstamos a Largo Plazo. La entidad financiera presta a la empresa una cierta cantidad de dinero, con garantía personal o real (hipoteca), a un plazo de tiempo determinado y a un tipo de interés pactado por ambas partes. Los préstamos suelen ir destinado a inversiones de ampliación, compra de bienes de inversión o al lanzamiento de nuevos proyectos empresariales. Los hay de muchos tipos: préstamos para proyectos de exportación, para la adquisición de inmovilizado, para la ampliación de las instalaciones productivas, etc.

También existe la posibilidad de conseguir financiación mediante la presentación de proyectos de inversión a las Entidades y Organismos Públicos que las estudian y si se cumplen los requisitos te pueden otorgar una Ayuda puede ser a fondo perdido, con devolución parcial o total. Las Subvenciones son ayudas y pueden ser al capital, para financiar inversiones, o a la actividad y son concedidas por la Administración local, comunitaria o estatal.

Algunas entidades que tramitan y gestionan las ayudas y subvenciones son el ICO (Instituto de Crédito Oficial), el CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial) o ENISA (Empresa Nacional de Innovación) y en todas lasComunidades Autónomas y Ayuntamientos.

2.-Leasing financiero: Es un tipo de financiación en el que el arrendador pacta con el arrendatario mediante un contrato de leasing, el derecho de uso de un bien a cambio del pago de unas cuotas mensuales durante un plazo de tiempo superior a un año y que, al finalizar el mismo, el arrendatario puede devolver el bien o pagar el valor residual y quedárselo. Con el contrato de leasing se adquiere el derecho de uso, pero la propiedad no, hasta que no ejerzas la opción de compra al final del contrato. Ésta suele ser una buena forma de financiación para empezar el negocio, ya que te permite financiarte inicialmente sin tener que desembolsar grandes cantidades de dinero.

3.- Leasing operativo o Renting: En esta forma de financiación desaparece la figura del distribuidor, de forma que el que pone el bien en disposición y el que cobra las cuotas mensuales es la misma entidad. En este caso la cosa funciona como un alquiler a Largo Plazo, en el que la propiedad del bien no es nuestra sino que por su uso pagamos un alquiler en forma de cuotas y que van a la cuenta de gastos de la empresa directamente y que son fiscalmente deducible. La empresa de Renting se hace cargo del mantenimiento, de las reparaciones, sustituciones, impuestos y de todo lo necesario para que todo funcione perfectamente. Cuando finaliza el contrato, tienes que devolver el bien objeto de Renting y puedes cambiarlo por otro de iguales características, firmando un contrato nuevo de Renting.

4.- Pagarés de empresa: La empresa emite un documento mercantil, que es un título de crédito con un compromiso de pago por escrito y a un determinado plazo y por una determinada cantidad de dinero. La garantía del pagaré es la propia empresa que los emite y es un producto con una alta seguridad de cobro ya que los suelen emitir grandes empresas. Si se produjese un impago, habría que hacer un Protesto Notarial y ejercer acciones legales para reclamar el importe del pagaré más los gastos correspondientes.

5.- Emisiones en Bolsa y otros Mercados Organizados: Como el MARF, Mercado Alternativo de Renta Fija o el MAB, Mercado Alternativo Bursátil, que nacen para dotar de financiación a las empresas pequeñas y medianas. En Bolsa la empresa puede obtener financiación haciendo una emisión de acciones en Bolsa y de esta forma podrá obtener recursos frescos para la expansión de su actividad. Para ello deberá cumplir con toda una serie de requisitos bastantes farragosos y que controla la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores)

6.- Obligaciones y Bonos. También son títulos que representan partes alícuotas de una deuda privada que la empresa asume frente a los obligacionistas o bonistas que la adquieren y que son los que le prestan su dinero a cambio. Las obligaciones tienen un vencimiento a largo plazo superiores a 5 años, mientras que los bonos suelen emitirse con un periodo de vencimiento de entre 18 meses y hasta los 5 años. Para poder emitir Obligaciones y Bonos se han de cumplir una serie de requisitos bastante severos, por lo que este tipo de financiación es indicado solo para medianas y grandes empresas. Suelen suscribirlo inversores a los que les gusta el lago plazo y que quieran invertir sus ahorros con total garantía en empresas solventes para garantizarse el retorno de la inversión.

7.- Crowdlending. Es lo que se conoce como micromecenazgo y que consiste en una financiación masiva de pequeños inversores que aportan su dinero a modo de inversión o préstamo a devolver con intereses (Crowdlending). Normalmente suele ser a Corto Plazo, pero también hay financiaciones a más de un año, de 36 meses, por ejemplo. Para los que estén más interesados les rogamos que lean este artículo en dónde explicamos qué es el Crowdlending.

Suscríbete a Crowdlending.es y consigue más por tu dinero


Consigue más por tu dinero

De clase media a clase rica

Ya somos 1,883, ¿A qué estás esperando?

Descárgate el libro ¡Es gratis!


Comments (2)

Author’s gravatar

Buenas tardes, Soy asesor de una empresa que necesita financiar los pagos de un Ayuntamiento a un plazo de más 360 días ( 14/15 meses). Tiene certificacion del Ayuntamiento de esas facturas o deudas. Si disponen de alguien interesado en financiar dicha operación así como comisiones, …etc. Sería urgente conocer su respuesta para optar por esta u otra vía de financiación. Muchas gracias.

Responder
Author’s gravatar

Hola Juan Antonio,

Ya hay empresas de Crowdlending que se dedican al descuento y anticipo de facturas y de pagarés como, por ejemplo, CIRCULANTIS o FINANZAREL, por lo que te remito a ellas para que te informen a ver como podrían adelantarte el importe de esas facturas o pagarés que tienes de ese ayuntamiento que paga a tan Largo Plazo.

Suerte!!!

Un saludo.

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *