Una de las fuentes de financiación de circulante más utilizadas por las empresas es la negociación de pagaresdescuento de pagarés, se usa sobre todo para asegurar la liquidez suficiente para la operativa normal de la compañía habida cuenta del alargamiento de plazos de pago que se están dando en las empresas últimamente.

13707976671ecb4-600x910

Básicamente consiste en un contrato que se firma con una entidad financiera mediante por el cual la empresa presenta sus pagarés a descontar y la entidad financiera le adelanta dichos importes a cambio de cobrarles unas comisiones e intereses que irán en función del importe del pagaré y del plazo que falte hasta su vencimiento, con este acto la empresa cede el crédito a la entidad financiera para que ésta lo cobre una vez llegada la fecha de vencimiento.

Para aceptar dichos pagarés para ser descontados, la entidad de crédito efectúa siempre un análisis de riesgos sobre la entidad emisora de dicho pagaré con el objetivo de saber si son solventes, en caso negativo la entidad de crédito se puede negar a descontar dicho pagaré habida cuenta de que tienen información que le dice que ese pagaré puede resultar no atendido a su vencimiento.

Los pagarés que se suelen descontar son los de las grandes empresas que suelen pagar a muy largo plazo, a veces hasta más de 3 meses, y es una forma de que las pymes no se tengan que esperar a dicho vencimiento a largo plazo y puedan obtener liquidez inmediata para su tesorería.

Ventajas del descuento de pagarés

La principal es que se obtiene liquidez antes del vencimiento del pagaré sin tener que endeudarse para ello (hay otras formas de financiación más caras y engorrosas que estas, recomendamos  leer el artículo 12 Alternativas de Financiación) y otra  ventaja es que es una operación financiera que se realiza de una forma muy sencilla y rápida, no hace falta hacer muchos trámites, simplemente presentar el pagaré y, en breve, tienes el dinero ingresado en tú cuenta, una vez descontados los intereses y comisiones correspondientes.

Una desventaja es que si el pagaré no es atendido se te cargará en la cuenta de nuevo más unos gastos de devolución, a no ser que hayas llevado al descuento con la cláusula “sin recurso”, en ese caso la empresa cede el crédito y el riesgo de impago a la entidad financiera, pero esa forma no suele ser la más habitual, la que se usa más es la de descuento “con recurso” que implica que si se produce un impago al vencimiento, es la empresa la que se hace cargo del mismo.

Qué debe tener un pagaré para ser válido

En las letras de cambio sí existe un modelo oficial, pero para los pagarés no, por lo tanto vamos a describiros levemente, que es lo que debe constar en un pagaré para que sea válido.

En primer lugar debe constar la fecha de vencimiento del mismo de forma correcta, legible y sin manipulación alguna, la firma manuscrita y sello del emisor del pagaré o su representante legar. Debe constar su nombre social completo y en nombre de qué la representa el que firma, debe constar la promesa de pago de un determinado importe de dinero escrito en número y en letra y ambos deben coincidir, si no coinciden, prevalece el escrito en letra y debe constar la cuenta bancaria en donde se va a hacer el pago al vencimiento y la palabra PAGARÉ, la persona tomadora a quien se libra el pagaré nominativo (no “al portador”)  y también debe constar el lugar y la fecha de emisión.

Tipos de pagarés

Pagaré Conformado: El pagaré conformado es un tipo de pagaré en el que la entidad que lo emite certifica que tiene saldo suficiente para atenderlo en su cuenta, es más, la anotación en su cuenta ya ha sido hecha con independencia de cuando ingrese el beneficiario en su cuenta llegado el vencimiento, es una forma muy buena de pago ya que este tipo de pagaré es casi tan líquido como el dinero en efectivo. Normalmente es la entidad bancaria en dónde tiene la cuenta el emisor del pagaré quien hace este tipo de pagaré, de esta forma se constituye en mediador y es la que certifica que se ha hecho la anotación en cuenta del importe del pagaré.

Pagaré cruzado a abonar en cuenta: Se trata de un pagaré similar a los normales pero que lleva dos barras cruzadas diagonalmente y que significa que deben ser abonados ingresándolos en cuenta y que no pueden ser cobrados en ventanilla.

Pagaré a la orden y no a la orden: En el primer caso se puede transmitir el pagaré a un tercero (endoso) sin necesidad de tener que notificárselo al emisor y en el segundo caso el beneficiario no puede endosar libremente el pagaré a un tercero, aunque si puede descontarlo cediendo el derecho a una entidad financiera, tal y como hemos visto en el descuento de pagarés.

Pagaré a la vista y al vencimiento: Se paga cuando se presenta al cobro y en el segundo caso cuando llega a la fecha de vencimiento en un día concreto, que es lo que pasa con todos los pagarés normalmente, dicho sea de paso.

Pagarés bancarios y de empresa: los pagarés bancarios son como los cheques y van en talonarios con formato predefinido y los pagarés de empresa no tienen formato definido y en ellos debe constar los elementos antes dichos para que sea válidos.

Línea de descuento de pagarés

En vez de llevar a descontar uno a uno nuestros pagarés, lo normal es contratar con una entidad financiera una línea de descuento de pagarés, que consiste en una cuenta en la que podrás descontar tus pagarés hasta llegar a un límite preconcedido; para ello la entidad de crédito analiza tú cartera de clientes para saber que límite de riesgo te pueden conceder y esto, que no computa a deuda de la empresa, sí mejora mucho la financiación de tú circulante.

Con dicha riesgo preconcedido tendremos la seguridad de que podremos descontar nuestros pagarés sin ningún problema de denegación, podremos hacer mejores previsiones financieras y podremos llevar un mejor control de los riesgos de nuestra cartera de clientes. Y lo mejor de todo es que la vida de la línea de descuento no versará sobre nuestra solvencia como empresa sino que versará en  la solvencia de nuestros clientes, que son los emiten dichos pagarés.

Hay empresas como Gedesco que se encargan de todo y luego están la banca tradicional, que también tienen este tipo de producto, vaya a dónde vayas, la línea de descuento es un producto financiero muy bueno para la pyme,  contrátala ya, no te arrepentirás.

Suscríbete a Crowdlending.es y consigue más por tu dinero


Consigue más por tu dinero

De clase media a clase rica

Ya somos 1,761, ¿A qué estás esperando?

Descárgate el libro ¡Es gratis!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *