El Crowdlending ha nacido como una alternativa de financiación e inversión para las empresas y los particulares, es una forma de “micromecenazgo” que ya está triunfando al otro lado del atlántico pues, a día de hoy, en EEUU ya se están cerrando operaciones de Crowdlending por importes acumulados de varios miles de millones de dólares y hasta multinacionales de la talla de Google, ya se están interesando en estas formas de inversión y de financiación alternativas llegando a acuerdos de asociación con algunas de las principales plataformas de Crowdlending ya establecidas allí (Google se ha asociado recientemente con Lending Club) Esto mismo también está pasando en el Reino Unido, en donde hasta el mismísimo Banco de Santander ya ha firmado un acuerdo con la mayor empresa de Crowdlending de Gran Bretaña (Funding Circle) Todo ello con el objetivo de poder hacer negocio, qué duda cabe, y, también, todo hay que decirlo, con un objetivo social que es el de ayudar a que muchas pymes y particulares puedan obtener la financiación que necesitan para llevar a término sus proyectos de inversión a un coste menor y con una tramitación mucho más rápida y sencilla.

Como decimos el Crowdlending es una forma de inversión y de financiación alternativa al circuito tradicional bancario que ha nacido al calor del desarrollo de internet y de las nuevas tecnologías, ha nacido como respuesta a la baja de rentabilidad de los depósitos bancarios y también debido a la gran dificultad de obtener financiación actualmente a través de los canales tradicionales, el Crowdlending es una forma de inversión y de financiación que también se está poniendo de moda últimamente en España, tanto es así que ya están apareciendo en nuestro país varias plataformas que se dedican a ello (como por ejemplo Lendico, LoanBook o Arboribus, entre otras muchas) unas empresas que están naciendo como setas (se esperan que nazcan más de 25 en breve plazo) y que ya están intermediando en operaciones de préstamo por importes acumulados por valor superior a varios millones de euros y esto no ha hecho más que empezar.​

Para que nos entendamos todos, una empresa de Crowdlending, básicamente, no es más que una empresa que articula una plataforma online o Marketplace en donde se encontrarán e interactuarán entre si los oferentes y demandantes de dinero, un lugar virtual en donde se producirá el encuentro entre ambas partes interesadas: unas en hacer negocio prestando dinero y otras en conseguir un préstamo en ventajosas condiciones; todo esto se negociará online, en un entorno seguro, y en el que también intervendrá un supervisor que hará de árbitro, para que se respeten las reglas del juego y todo marche correctamente según lo establecido, una especie de juez, que será la empresa de Crowdlending que velará para que todo vaya bien, que también se encargará del cierre correcto de las operaciones, del cobro de las cuotas, así como del recobro de las mismas, en el caso de se produzca algún impago.

En las empresas de Crowdlending también se permite el que se puedan comprar o vender participaciones entre inversores de préstamos ya existentes (de esta forma se consigue una mayor liquidez de las inversiones ya que así se puede recuperar el dinero invertido en cualquier momento) y el poder hacer un seguimiento online de su inversión para controlar mejor su cartera de crédito y poder diversificar el riesgo de sus inversiones tanto como crea conveniente.

Básicamente hay tres agentes que intervienen en una operación de Crowdlending:
  1. La empresa de Crowdlending que es la que se encarga de hacer previamente un estudio de la compañía que solicita la financiación para comprobar que sea solvente y se la pueda incluir en la plataforma online con un rating determinado en función de su solvencia y que vela por que todo marche según lo establecido.
  2. El prestamista o inversor, que en este caso no es uno solo, como pasa en la financiación bancaria tradicional, sino que son múltiples prestamistas, o inversores, los cuales aportan cada uno una cantidad diferente en función de sus posibilidades financieras o de su expectativa de ganancia de intereses sobre el capital prestado.
  3. El prestatario, que es la empresa o particular que solicita el préstamo y que se obliga a devolver el principal más los intereses en un plazo de tiempo determinado.

Vemos, por tanto, que el Crowdlending es una modalidad más de financiación y de inversión masiva más dentro de las que se conocen como Crowdfunding y que tiene como características definitorias el que el dinero acumulado que se consigue de varios financiadores es entregado a modo de préstamo y a un determinado tipo de interés pactado y que éste monto total debe devolverse obligatoriamente a los prestamistas según las condiciones establecidas, no hay nada más detrás, eso es todo, por tanto, cabe concluir que el Crowdlending es una sencilla y novedosa forma de financiación e inversión con la que todas las partes salen beneficiadas: los prestamistas se benefician al sacarle más rendimiento a sus ahorros y el prestatario se beneficia al obtener una financiación más barata, más rápida y, sobre todo, menos engorrosa para el solicitante de crédito, pues, en ocasiones, algunas entidades de crédito, para concederle el préstamo al solicitante, hasta le obligaban a contratar otros productos financieros tales como seguros, tarjetas de crédito o incluso planes de pensiones o si no, no le daban nada de nada.

En cuanto al riesgo del Crowdlending, decir que es muy bajo por tres motivos principalmente:

  1. Como la empresa de Crowdlending realiza siempre un estudio previo de la entidad que solicita el préstamo y luego le asigna un rating en función de su capacidad de pago antes de darla de alta en la plataforma, consigue reducir de forma notoria la posibilidad de dar entrada a empresas insolventes que tenga la posibilidad de caer en Concurso de Acreedores y de no pagar el préstamo suscrito.
  2. El riesgo de pérdida de la inversión es limitado a la cantidad invertida, es decir, en el caso hipotético de que alguna empresa que haya obtenido un préstamo por Crowdlending cayera en desgracia y no devolviera su préstamo, la máxima cantidad perdida por parte del inversor se limitaría exclusivamente a la cantidad aportada (que nunca es la totalidad del préstamo, pues hay prestamistas que aportan solo 100 euros, otros menos, otros más, pero nunca nadie aportaría la totalidad del préstamo)
  3. Las principales empresas de Crowdlending españolas están firmando actualmente convenios de colaboración con diferentes e importantes aseguradoras para ofrecer a sus afiliados buenos seguros de impago a unos precios muy económicos lo que les permite cubrir esta contingencia y así poder dormir tranquilo por las noches.

Por último, decir que en España, el pasado viernes 3 de octubre de 2014, se aprobó el Proyecto de Ley de Fomento de la Financiación Empresarial que pretende regular el Crowdlending y al que le haremos un seguimiento pormenorizado mientras se discute en los debates parlamentarios, todo con el objetivo de mantenerles puntualmente informados hasta que se apruebe definitivamente la ley que regulará el Crowdlending en España.

Suscríbete a Crowdlending.es y consigue más por tu dinero


Consigue más por tu dinero

De clase media a clase rica

Ya somos 1,761, ¿A qué estás esperando?

Descárgate el libro ¡Es gratis!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *