¿Qué es el Factoring?

En este artículo vamos a tratar de definir y explicar qué es el Factoring. Para ello en primer lugar daremos una definición sencilla:

El Factoring es un medio de financiación que consiste en que nuestra empresa (“el cedente”) hace una cesión de nuestra cartera de créditos pendientes de cobro (“los deudores”) a favor de una entidad (Banco, Caja o Entidad especializada denominada “el factor”) la cual se encarga de la gestión de cobro y que te puede anticipar, total o parcialmente, el importe de dichas facturas, cobrándote un coste por ello en función del tiempo que falte hasta el vencimiento.

Qué es el factoring

El Factoring como medio de financiación

Por tanto es una posibilidad más de financiación para las empresas que no está siendo lo suficientemente utilizada por nuestras empresas en España, sobre todo por las pymes debido a los inconvenientes que veremos más adelante, Sin embargo las grandes empresas sí que están utilizan este tipo de servicio de forma masiva. El Factoring sirve parafinanciar nuestro activo circulante ya que con el anticipo de los créditos pendientes sin tener que esperar al vencimiento nos insufla una liquidez muy importante a nuestra tesorería pese a que ello conlleve unos ciertos costes para la empresa.

Otras ventajas del Factoring

El Factoring también nos permite desprendernos de la gestión administrativa de nuestros efectos comerciales de clientes pendientes de cobro ya que, a partir del momento en que cedemos dicho crédito a la entidad de Factoring, serán ellos los que se encargarán bien solo del cobro, no asumiendo el riesgo de impago (conocido como “Factoring con recurso” que suele ser el más habitual, salvo que la empresa sea muy grande y con muy buena calificación crediticia) o bien encargándose del cobro y del recobro, en caso de impago (esta opción se conoce como “Factoring sin recurso”,pues, en caso de que no cobren al vencimiento, serán ellos los que asumirán el riesgo de impago y el riesgo de cambio de divisa, en el caso de que la factura está emitida en moneda extranjera, en dólares, por ejemplo). Es por este motivo, que, en estos casos es lo que el Factoring es sin recurso, la entidad de Factoring, antes de aceptarnos como cliente, y antes de cogernos y anticiparnos nuestros créditos comerciales, siempre efectúa un exhaustivo estudio de nosotros y de nuestra cartera de clientes, lo cual también nos sirve como asesoramiento financiero (nos dicen en que vamos mal y ello nos sirve para mejorar) y de asesoramiento comercial (a la hora de escoger a nuestros clientes y no aceptar a los morosos).

El Factoring también nos evita el tener que llevar a descontar nuestras facturas ya que nos presta un servicio financiero similar de anticipo de crédito, un servicio que también conseguíamos con la línea de descuento pero que esta vez cuenta con más ventajas, tal y como hemos descrito más arriba. Ahora vamos a ver los inconvenientes.

Inconvenientes del Factoring

El Factoring no es un servicio financiero barato, está más pensado para las grandes empresas que para las pymes. Las entidades de Factoring suelen cobrar una comisión por cada operación en función del crédito y que puede ser del 2 al 3% del total, te cobran un interés en función del plazo de vencimiento, si anticipas los créditos, y una comisión por costes del servicio e incluso te pueden repercutir un coste de seguro e incluso hasta gastos de estudio, pero todo esto hay que negociarlo con cada entidad individualmente. Las pymes suelen acudir al Factoring cuando trabajan con grandes empresas que tienen pagos aplazados muy elevados, de hasta 6 meses (como en algunas de las constructoras que cotizan el IBEX 35) porque sino, no les sale a cuenta por su alto coste.

Por lo tanto dentro de los inconvenientes del Factoring más destacables encontramos los siguientes:

1.-Es un servicio de alto coste financiero si lo comparamos con otros formas de financiar nuestro activo circulante, como la línea de descuento o anticipo de recibos

2.-Es un sistema que si no acepta el riesgo de impago (Factoring sin recurso) no sale a cuenta implantar para una pyme para su tráfico mercantil normal, solo le saldría a cuenta implementarlo si tuviese clientes grandes que pagan muy tarde.

3.-La entidad de Factoring se puede negar a anticiparnos los créditos de según qué clientes y así, de forma unilateral, puede dejarnos en la estacada sin una financiación con la que contábamos.

¿Qué es el “Factoring inverso?

El Factoring inverso es lo que se conoce como Confirming y que consiste en un servicio que ofrecen algunas entidades mediante por el cual se comprometen a efectuarnos la gestión de pago a nuestros proveedores y que sirve para anticipar el pago de nuestras facturas de nuestros proveedores para que cobren antes de su vencimiento a cambio del pago de unas comisiones e intereses a la entidad de Confirming que les anticipa los recursos, eso va bien porque si a nuestra empresa le va bien pagar a 90 días y a nuestro proveedor no, pues antes que perderlo cabe la posibilidad de poder interponer una empresa de Confirming, la cual le anticipa el importe de las facturas a cambio de unos intereses en función del vencimiento y, si el proveedor acepta, todos tan contentos y felices.

El Confirming es conocido como Factoring inverso porque es la operación opuesta a la de Factoring ya que una gestiona el cobro de clientes y la otra gestiona los pagos a proveedores y que ambas tiene como principal ventaja el que nos proporciona una excelente imagen frente a terceros ya que estamos avalados por una entidad financiera que intermedia en el buen fin de las operaciones de cobro y pago a terceros y otra ventaja es que, tanto ellos como nosotros, podemos cobrar al contado las facturas gracias a la intermediación de la entidad de Factoring o Confirming.

Finalidad del Factoring.

Como hemos explicado, la finalidad del Factoring para la empresa es la obtener recursos financieros mediante una cesión de nuestros créditos comerciales a una entidad de Factoring, con ello también disfrutaremos de un buen servicio administrativo de gestión y cobros de clientes. También decir que la entidad de Factoring nunca suele abonar el 100% de las facturas cedidas, ya que siempre se suele quedar con, aproximadamente, un 10% retenido, en concepto de garantía y que nos abonarán cuando el cliente haya pagado la factura cedida. Para finalizar decir que admiten cualquier documento de cobro utilizado normalmente en el tráfico mercantil y que todo se articula a través de un contrato escrito de Factoring, que suele durar un año, y que se va renovando año a año, si ninguna de las dos partes no denuncia lo contrario.

Suscríbete a Crowdlending.es y consigue más por tu dinero


Consigue más por tu dinero

De clase media a clase rica

Ya somos 1,884, ¿A qué estás esperando?

Descárgate el libro ¡Es gratis!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *