El riesgo moral (o moral harzard) puede llegar a actuar como una posible limitación del crecimiento del Crowdlending y para analizarlo, lo primero que haremos será definir qué es lo que se conoce como riesgo moral y luego veremos cómo puede afectar al crecimiento del Crowdlending, en España.

Crowdlending y riesgo moral

El riesgo moral no es otra cosa que un concepto económico relacionado con la información asimétrica y trataremos de explicarlo con palabras sencillas. El riesgo moral describe la situación en la que una parte que realiza una cierta acción en busca de un determinado resultado, lo hace no incurriendo en el riesgo que dicha acción conlleva, sino que lo hace a sabiendas que éste riesgo corre por parte de un tercero o, dicho de otra forma, el riesgo moral se puede dar cuando una parte tiene una información que no tiene la otra y que en caso de tenerla le hubiera llevado a actuar de forma diferente,  la parte que oculta la información interesadamente puede llegar a tomar decisiones inapropiadas a sabiendas que las consecuencias de dichas decisiones van a perjudicar a terceros que no son ellos; esto ellos lo saben, les quita presión y les invita a tomar decisiones inadecuadas y hasta demasiado arriesgadas, es decir, pueden ocultar información para conseguir lo que quieren y luego actuar de otra forma que no es la anunciada previamente, arriesgando más de la cuenta porque, como hemos dicho antes, las consecuencias del posible fiasco le va a afectar más a terceros que a ellos mismos; no es que piensen que vayan a perder, arriesgan para ganar, evidentemente, sino que lo que piensan es que pueden arriesgar más porque las consecuencias más importantes, en caso de errar, no recaerán al 100% sobre sus espaldas sino que recaerán, principalmente, sobre la espaldas de otros.

Es el caso de los gestores de fondos de inversión o de los políticos del Gobierno, que se dedican a hacer inversiones o a tomar decisiones a la ligera porque el resultado de sus consecuencias no les afecta más que indirectamente, pues ellos van a seguir cobrando sus emolumentos igualmente y lo máximo que les puede pasar es que los echen, cosa que ya tienen asumida cuando arriesgan, y poco más. Es lo mismo que pasa con los gerentes de grandes compañías que manejan ingentes cantidades de dinero y que no lo mueven con la misma diligencia que si fuera el suyo propio, arriesgan más y cometen más negligencias producto de malas decisiones porque las consecuencias de unas posibles pérdidas no recaerán sobre su bolsillo directamente sino sobre el de terceros.

¿Existe el riesgo moral en el Crowdlending?

El riesgo moral en los préstamos mediante Crowdlending  también existe y ello es debido a que aquí también hay asimetría en la información, pues cuando los promotores  hacen sus peticiones de financiación a la empresa de Crowdlending a ésta le es totalmente imposible el saber cuáles son las verdaderas intenciones de dichos promotores;  igual solicitan un préstamo para salir a vender al exterior y luego al final en su mente tienen pensado no hacer nada de eso sino que lo que realmente quieren es conseguir el dinero que necesitan para destinarlo a otra cosa que no era para lo que solicitaron, aún a sabiendas de que eso podría suponer un perjuicio para la empresa de Crowdlending  y para los inversores si al final le sale mal la jugada y el prestatario cae en la insolvencia y no puede devolver el préstamo.

No siempre se debe presuponer mala fe, a veces se toman decisiones de inversión más arriesgadas porque en el fondo lo que van buscando es la máxima rentabilidad para los inversores o, a veces, deciden arriesgar más porque lo que buscan es una “huida hacia adelante” invirtiendo en algo que pueda salvar a la empresa pero con la sana intención de devolver el préstamo concedido mediante Crowdlending; sea como fuere, el caso es que se arriesgan más de la cuenta porque saben que las consecuencias de sus actos, si finalmente  le sale mal la cosa, las van a asumir otros;  esto hace que suba la probabilidad de que se tomen decisiones equivocadas y que todo pueda acabar en un fiasco que provoque pérdidas a todas las partes implicadas: promotor, empresa de Crowdlending, inversores e incluso afecte al sector entero del Crowdleding.

imgaen riesgo moral

¿Cómo puede afectar el riesgo moral al Crowdlending?

En el caso del Crowdlending, si se dieran mucho casos de riesgo moral, sí que podría suponer un torpedo en su línea de flotación, es decir, podría suponer una auténtica limitación al crecimiento del Crowdlending en España, ya que dicho riesgo moral no se podría evitar al no poderse detectar de ninguna manera, ni a priori ni a posteriori, lo más que se puede hacer es ponerle barreras de entrada al promotor o bien no concederle el 100% de la financiación para que así él también tenga que poner una gran parte de su bolsillo para conseguir la cantidad de dinero total necesita o bien pedirle avales o garantías reales que garanticen el buen fin dela operación porque, si no se atajan las consecuencias del riesgo moral y los impagados van creciendo,  los inversores podrían llegar a interpretar que el Crowdlending no es una inversión segura y dejar de invertir en él, lo cual hasta podría suponer su desaparición como forma alternativa de inversión y de financiación.

Los bancos tampoco tienen muchas herramientas más para comprobar a posteriori si el dinero se destina a lo que se ha dicho que se iba a destinar a no ser que sea un préstamo finalista con intermediario de  por medio, como por ejemplo pasa en la financiación de un elemento de transporte o de alguna maquinaria en el que el importe del préstamo es ingresado directamente por la financiera a la empresa que vende el vehículo o que vende la máquina sin pasar dicho dinero por las manos de nadie más.

Algunos financiadores solicitan a posteriori la comprobación de que se ha realizado la inversión con el préstamo obtenido y lo hacen solicitando las facturas de lo que decían que iban a comprar pero en realidad esta no suele ser una medida muy efectiva ya que las empresas, muchas veces, ni tan siquiera contestan a dicha petición y las medidas de presión que pueden hacer los bancos y las empresas de Crowdlending para que las empresas contesten son muy pequeñas o nulas ya que no se les puede obligar a éstas a devolverles el dinero del préstamo una vez concedido éste, a no ser que esté previamente establecido en el contrato de préstamo firmado, por lo tanto, aunque el promotor  haya engañado a la plataforma de Crowdlending en el destino final de los fondos obtenidos, si la empresa va  pagando las cuotas puntualmente, no hay nada que hacer.

Por tanto, como medidas preventivas y represivas para evitar el riesgo moral, cabe destacar que los bancos y las empresas de Crowdlending tienen que hacer buenos estudios de solvencia previos porque a posteriori, una vez concedida la financiación, poco más se puede hacer salvo amenazarles con ejecutar las garantías prestadas, el negarles más financiaciones futuras o, directamente,  el echarlos como clientes de la empresa de Crowdlending.

En CROWDLENDING.ES estaríamos encantados de tenerle a usted como suscriptor, vamos, anímese y entre ahora en nuestra página web y suscríbanse  gratuitamente, así usted estará siempre bien informado de las últimas noticias sobre el apasionante mundo del Crowdlending.

ESTEBAN LÓPEZ

Suscríbete a Crowdlending.es y consigue más por tu dinero


Consigue más por tu dinero

De clase media a clase rica

Ya somos 1,874, ¿A qué estás esperando?

Descárgate el libro ¡Es gratis!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *