En este artículo vamos a hablar sobre cómo se financian las empresas en España. Es un tema muy interesante y vamos a tratar de abordarlo tanto para las empresas grandes y medianas, como para las pymes, ya que en función de su tamaño se financian de forma diferente.

Cómo se financian las empresas en España

La financiación de las empresas siempre se ve reflejada en el Pasivo del Balance de Situación de las empresas y siempre está ordenado atendiendo a criterios de origen de los fondos y a la temporalidad en la devolución de los mismos, es decir, están clasificados en función de dónde provienen y de si estos son a devolver a Largo Plazo (más de un año) o a devolver a Corto Plazo (menos de un año).

Financiación a Largo Plazo.

La financiación a Largo Plazo debe utilizarse para financiar la estructura fija de la empresa, es decir, el inmovilizado, pero también financia parte del activo circulante, que es lo que se conoce como Fondo de Maniobra y que normalmente suele ser positivo (lo cual indica que la empresa está bien financiada), salvo en algunas empresas como las distribuidoras de productos (Carrefour, Mercadona, etc.) que es negativo y que no quiere decir que estén mal financiadas, sino que por sus características particulares de hacer negocio (cobran al contado y pagan a sus proveedores tarde), les sale siempre un fondo de maniobra negativo.

En este punto nos encontramos con la Financiación Propia, que son los recursos que aportan los socios en forma de capital social de la empresa y que se documentan en títulos denominados Acciones y que son las partes alícuotas en que se divide el capital social de una empresa y que en función de sus derechos pueden ser de muchos tipos (sin derecho a voto, preferentes con derecho a mayores dividendos, etc.)

Luego está la financiación propia generada por la actividad de la propia compañía, como por ejemplo las Reservas, que son los beneficios no repartidos entre los socios y que se queda la compañía en forma de Reservas para reforzar el Patrimonio Neto de la empresa frente a terceros.

Después tenemos otra fuente de financiación a largo como son las Subvenciones a fondo perdido, que son cantidades de dinero no reembolsables nunca y que se imputan a resultados a lo largo de diferentes ejercicios, y son cantidades otorgadas por organismos públicos, solo si la empresa cumple unos determinados requisitos y las hay para la exportación, para la inversión en I+D+I, para la adquisición de inmovilizado material, etc.

Las emisiones de empréstitos empresariales a largo plazo son una forma de financiación exclusivas para las grandes empresas como Repsol o el Corte Inglés, por ejemplo, pues suelen ser emisiones de bonos por muchos millones de euros (emisiones por importes superiores a los 100 millones de €) y las pymes no alcanzan esos volúmenes. Con estas emisiones se financian a deuda a largo plazo con intereses mucho más bajos, con menores condiciones y con un plazo de devolución mucho más largo que con la financiación con préstamos de la banca tradicional. En EEUU la dependencia de la banca tradicional está por debajo del 25% mientras que en España está muy por encima del 75%.

Por último citaremos en este apartado de Financiación a Largo Plazo a los Préstamos tradicionales a largo plazo que pueden ser normales o hipotecarios, los préstamos hipotecarios suelen ser más baratos al contar con la garantía adicional del bien hipotecado y también de más largo plazo, no obstante también se están concediendo préstamos con garantía personal o de la empresa a plazos de más de un año: a 5, 6 y hasta a 8 años. También incluiríamos aquí a las subvenciones de entidades públicas que la empresa tiene que reembolsar obligatoriamente, porque no deja de ser un préstamo más a largo plazo.

Financiación a Corto Plazo.

La Financiación a Corto Plazo en la empresa es la destinada a financiar el activo circulante y los gastos corrientes, es decir, a los clientes, a las existencias, a la tesorería necesaria para poder cubrir los gastos habituales de la actividad como los gastos de luz, agua, teléfono, alquileres, compra de materiales de oficina, salarios, etc.

Seguidamente vamos a hacer una pequeña relación de toda la financiación disponible a corto plazo, sin entrar en mayores detalles, para lo cual les remitimos a los artículos correspondientes que desarrollan cada producto financiero con más profundamente, a saber:

1.- Los préstamos a corto plazo de menos de un año, las pólizas de crédito y las tarjetas de crédito, son instrumentos financieros a corto plazo con los que la empresa consigue financiar la actividad del día a día, pese a que se cobran intereses más altos que en la financiación a largo plazo, además los dos últimos son Revolving, es decir, una vez pagada la cuota se puede volver a disponer del dinero hasta el límite de crédito concedido, lo cual va muy bien para financiar la actividad habitual de la pyme.

2.-La financiación mediante los Proveedores, es decir, compras que se financian pagándolas a 30,60 ó 90 días, es un pequeño crédito comercial que conceden los proveedores a las empresas clientes y que va muy bien para financiar el activo circulante. Luego mediante Confirming, éstos pueden cobrar sus facturas de forma adelantada sin tener que esperar al vencimiento.

3.- Financiación mediante contratos de leasing (que consiste en la adquisición de un bien que podemos usar y que es financiado a plazos con un valor de recompra que podemos ejercer o no) contratos de Renting (que es como un alquiler normal que se computa como gasto pero que nos da derecho de uso sobre el bien sin valor de recompra al finalizar el contrato), contrato de Factoring (que es un anticipo de las facturas de clientes pendientes de cobrar por no haber llegado su vencimiento) líneas de descuento comercial (parecido a lo anterior, te anticipan fondos pero está pensado para títulos de crédito como talones, pagares, letras de cambio, etc.)

3.-La financiación mediante familiares y amigos, suele ser una vía muy habitual de financiación cuando se inicia la actividad empresarial, recomendamos firmar un documento de contrato de préstamo, fijar un periodo de devolución y un pequeño tipo de interés. Debemos procurar ser rigurosos en la devolución si no queremos tener luego problemas familiares.

4.-La financiación mediante Crowdfunding, hay una multitud de inversores que estarían interesados en financiar a las empresas y de ahí nace el Crowdlending, como una modalidad de Crowdfunding que consigue captar los recursos de multitud de inversores para prestárselo a las pymes que lo irán devolviendo en un plazo de amortización determinado y a un tipo de interés prefijado. Otros aportan dinero a cambio de acciones, participaciones, recompensas o donándolo a la empresa simplemente.

5.- La financiación mediante “Business Angels” y Empresas de Capital Riesgo, son inversores interesados en aportar dinero (propio y ajeno, en el caso de las de capital riesgo) y lo hacen entrando en el capital de la empresa de forma temporal como socios financiadores de la empresa, pero solo buscan rentabilidad y luego se van.

Suscríbete a Crowdlending.es y consigue más por tu dinero


Consigue más por tu dinero

De clase media a clase rica

Ya somos 1,763, ¿A qué estás esperando?

Descárgate el libro ¡Es gratis!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *