En este artículo vamos a tratar de explicaros cómo conseguir un préstamo en los tiempos de sequía de crédito que corren actualmente. Para ello vamos a deciros que es lo que no tenéis que hacer nunca y qué es lo que tenéis que hacer si lo que queréis es conseguir la financiación que necesitáis para vuestro proyecto empresarial o para poder adquirir algún bien o servicio.

Cómo Conseguir un Préstamo

No debes constar nunca en ningún Registro de Morosos

En primer lugar, no podéis estar inscrito, bajo ningún concepto, en ningún registro de morosos tipo ASNEF o RAI y similares como BADEXCUG o INFODEUDA, porque entonces la batalla está perdida de antemano, nadie os dará nunca ningún préstamo. En el caso de que estuvierais inscritos en alguno de ellos, tenéis que poneros en contacto con ellos (por ejemplo para los ficheros BADEXCUG o INFODEUDA, para ejercitar los derechos de acceso, cancelación, rectificación u oposición tenéis que dirigir una solicitud por escrito a la siguientes direcciones: para el fichero BADEXCUG al Apartado de Correos 10001 – 28.937 Móstoles (Madrid) y para el fichero INFODEUDA al Apartado de Correos 10004 – 28.937 Móstoles (Madrid))

También se puede enviar por fax o correo electrónico, enviando adjunto una copia del DNI y el motivo de la consulta, por ejemplo en ASNEF es el 91 781 44 00 y el email es el asnef@asnef.com, si lo envías por fax tienes la ventaja de que te contestan más rápidamente, a veces hasta te contestan al día siguiente y, si no, como máximo en una semana o dos ya lo tienes resuelto. Entonces, cuando sepas quien te ha inscrito allí, te pones en contacto con ellos para que te quiten si es que ya lo habías pagado y si no lo habías cancelado, pues negocia con quien te ha inscrito una nueva fórmula de pago o una solución similar y cuando ya hayas firmado la nueva financiación de la deuda o ya la hayas pagado, entonces exige al Registro de Morosos que te borren y listo, ya podemos pasar al paso siguiente.

La visita al Director del Banco

Cuando vayas a ver al director del banco, procura llevar la nómina y el contrato laboral indefinido (ya que si el contrato es temporal, entonces olvídate del préstamo a no ser que te avalen algún familiar, claro) así como de llevar un presupuesto de lo que te quieres comprar o, si lo que quieres financiar un proyecto empresarial, entonces llévate el plan de negocio junto con el plan de marketing , las cuentas de resultados provisionales y las previsiones de tesorería para los próximos tres años en versión realista, pesimista y optimista.

Y entonces ya viene cuando el director de la oficina te pregunta que qué garantías reales puedes ofrecerles (pisos, terrenos, locales, bienes con valor como vehículos, barcos, etc.) y si no tienes nada, ahí se acaba la conversación y te echa de la oficina con un buen apretón de manos. Pero si resulta que tienes algún bien que te respalde, aunque este parcialmente hipotecado, entonces el director seguirá escuchándote y seguiréis negociando las condiciones del préstamo en cuanto a plazo, tipos de interés y demás.

Si se diera el caso de que tú y tú mujer sois funcionarios y no tenéis propiedades pero ambos tenéis una buena nómina, no os penséis que está todo hecho, no, también os exigirán garantías o una aval (la cosa está muy difícil) es decir, os pedirán que firme algún familiar que pueda presentar garantías reales para que se “retrate” con vosotros y si no lo tenéis, se acabó la conversación de nuevo, ya que la respuesta del director será “si un familiar vuestro no quiere apostar por vosotros… ¿por qué tendría que confiar yo, que soy un banco?” y fin de la historia.

Otros tipos de préstamos

Si el préstamo es al consumo, es algo más fácil que te lo concedan. Si te lo niega el banco, siempre puedes ir a la financiera del coche, del electrodoméstico o de lo que sea que quieras comprar y pedirle la financiación a ellos, a fin de cuentas ellos son los más interesados en vender sus productos y por ese motivo te pondrán muchas menos pegas, pero tendrás que tener, como mínimo, una nómina y un contrato laboral, fijo a ser posible, y asegurarte de que no sales en ningún Registro de Morosos. Aquí no cabe la posibilidad de que te den el dinero y lo emplees para otra cosa, ya que el préstamo es finalista y va destinado únicamente a la financiación de la compra en cuestión.

Si el préstamo es hipotecario, aquí la cosa se complica, porque los bancos están muy pillados por la explosión de la burbuja inmobiliaria y tienen cientos de miles millones de euros de crédito promotor concedido en riesgo de impago. Por tanto la mejor opción para que os concedan un préstamo hipotecario pasa porque escojáis algo de lo que tengan ellos en cartera y de esta forma os lo pondrán todo mucho más fácil, al ser parte interesada, no obstante, no creáis que os lo van a dar con un lacito, también os exigirán garantías y tal vez hasta un aval, todo va a depender de las garantías que podáis presentar, a parte de la del piso hipotecado que os vais a comprar, claro está.

También está el préstamo personal y hasta el utilizar una tarjeta de crédito como si fuera un préstamo (cosa que yo no recomiendo, porque tienen una TAE de dos dígitos y porque es la forma más cara de financiar una adquisición o lo que sea) Con el préstamo personal la cantidad que puedes solicitar es limitada y con la tarjeta de crédito también puedes aplazar los pagos de la cantidad dispuesta en cómodos plazos, como si de un préstamo se tratara, pero en ambos caso tiene como problema el que suelen ser caros, con un plazo de amortización corto y también suele conceder cantidades no muy grandes y, claro, todo eso te limita bastante a la hora de poder financiar algo importante.

El Crowdlending, una nueva forma de conseguir un préstamo

También podéis solicitar un préstamo mediante Crowdlending, ya hay empresas en España (como Zank, Comunitae o Bondora por ejemplo) en donde puedes plantear tu solicitud de financiación y si es viable, te la presentarán en su plataforma de Crowdlending y en un tiempo record y con unos tipos de interés más baratos que la banca tradicional, todos los pequeños inversores que estén interesados en tú proyecto te prestarán gustosos su dinero hasta que se alcance el monto total solicitado por ti y luego ya es la empresa de Crowdlending la que se encargará de cobrarte las cuotas y hasta de hacerte el contrato de préstamo.

 

Y por último, no se os ocurra nunca pedir un préstamo de esos que se anuncian en algunos periódicos o en anuncios en las paredes que se ofrecen como: “capital privado, no importa RAI ni ASNEF”, algunos son muy peligrosos, puede ser dinero de dudosa procedencia, y ser gente de poco fiar que te pueden estafar e incluso, al menor retraso en los pagos, hasta podríais acabar con las dos piernas rotas, avisados estáis.

 

Suscríbete a Crowdlending.es y consigue más por tu dinero


Consigue más por tu dinero

De clase media a clase rica

Ya somos 1,763, ¿A qué estás esperando?

Descárgate el libro ¡Es gratis!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *