CREALSA  nació en el año 2009 en Valencia, en plena crisis subprime, promovida por los que hoy son sus CEOs:  Javier Chisbert y Jose Molina. En la actualidad es una de las 3 grandes empresas nacionales que prestan servicios de financiación alternativa a empresas y autónomos. Como muchas otras startups los primeros apoyos financieros vinieron de amigos y familiares hasta que en 2.015 reorganizó toda su estructura accionarial para pasar a ser propiedad de sus fundadores.

CREALSA

Desde su inicio CREALSA ha financiado más de 150 millones de euros cerrando 2017 con 38 millones de euros, lo que supone un fuerte incremento anual en su volumen originado. Algunas métricas básicas que pueden ser de interés para el inversor:

  • Publica una media de 35-40 operaciones diarias llegando a picos de 60-70.
  • El período medio de maduración de su cartera es de 70 días.
  • Tiene un alto grado de fidelización en su cartera de clientes siendo su tasa de recurrencia superior al 65%.
  • Dispone de una gran diversificación en su mercado tanto por el número de deudores como por su distribución sectorial y geográfica.

CREALSA ha anunciado en estos días el lanzamiento de su nueva plataforma que permitirá a inversores acreditados e institucionales el poder participar de las operaciones de descuento de pagarés y anticipo de facturas que forman su cartera.

Comenzamos pues con la entrevista a Agustín Espinosa, colaborador de este blog y que desde inicio de 2017  forma parte del proyecto de lanzamiento y consolidación de la plataforma CREALSA.

Entrevista a Agustín Espinosa

Hola Agustín, antes de entrar en materia, ¿puedes comentarnos un poco sobre tus comienzos en el mundo del Crowdlending?

Hola Esteban, gracias por esta invitación, lo primero felicitarte por tu labor de difusión a través de tus artículos semanales en este blog, son una referencia para los inversores de toda España.

Comencé a interesarme por el mundo de la financiación participativa en el año 2.015. Como muchos otros inversores intentaban encontrar soluciones alternativas a la renta fija tradicional y a los depósitos a plazo que, por su baja rentabilidad, habían perdido atractivo. La intención era analizar este nuevo activo y ver si era posible incorporarlo a mi cartera de inversión junto a la Renta Variable, Forex y Fondos de Inversión. Empecé estudiando los distintos modelos de plataforma, tipos de préstamos, duraciones, rentabilidades, tasas de mora, etc. Este fue un proceso largo pero necesario. Siempre he pensado que el primer riesgo para el inversor es no saber bien lo que está haciendo y el segundo no tener un plan de inversión adecuado a cada activo.

Cuando comencé a invertir me ceñí a la zona euro. Por culpa del Brexit tuve que desestimar UK, una verdadera pena porque en Gran Bretaña es donde más desarrollado está este tipo de inversión. De todas maneras sigo a diario la actualidad Fintech en el mundo anglosajón.  La consolidación del Crowdlending como nuevo activo financiero está siendo realmente apasionante.

Cuéntanos, ¿Cómo surgió este proyecto?

Mis primeras conversaciones con CREALSA fueron en noviembre de 2016. La financiera estaba buscando ampliar sus fuentes de financiación para seguir con su plan de crecimiento y comenzó a interesarse por el Crowdlending. Hasta la fecha se habían nutrido exclusivamente de financiación bancaria y recursos propios. Esto me atrajo mucho, porque si habían sido capaces de atraer financiación bancaria durante estos últimos años algo estarían haciendo bien.

Por mediación de un amigo común se organizó un primer encuentro que no tenía mayor pretensión que compartir información. Estuvimos hablando sobre el mundo de la financiación participativa y de las posibilidades que ofrecía. Desde el principio me di cuenta del enorme potencial de Crealsa. Si aquello salía adelante seríamos capaces de ofrecer algo totalmente distinto al resto de plataformas. Había que ponerse a trabajar cuanto antes.

¿Porque decidiste implicarte de lleno en el proyecto de desarrollo de la plataforma y cual está siendo tu participación en él?

Decidí implicarme porque CREALSA tenía un gran volumen y diversificación en su cartera, además de un modelo rentable, recurrente y escalable mucho más desarrollado que el resto de plataformas que conocía. La capacidad de originación era el principal Talón de Aquiles de las plataformas en las que yo había estado invirtiendo por aquel entonces y el motivo por el que muchas de ellas no habían sido capaces de crecer más rápido. A finales de 2016 su cartera viva estaba compuesta de 1.500 pagarés de 600 deudores distintos.

CREALSA estaba donde otras plataformas esperan llegar en los próximos años. Íbamos a ser la principal plataforma de descuento de crédito comercial por volumen y diversificación de Europa Continental. En Inglaterra hay plataformas de descuento mayores, como Market Invoice, pero hablamos de UK y como bien sabes esa es otra liga. En definitiva, lo más importante estaba ya hecho, así que desde el primer momento tuve claro que mi principal misión allí era no cometer errores.

Sólo con el gran volumen y diversificación del mercado íbamos a ser capaces de ofrecer una gran propuesta de valor, pero aún quedaba algo más, la cobertura por parte de un tercero, algo que nos iba a diferenciar completamente del resto de plataformas. Javier y Jose viven con pasión su empresa por lo que tenía claro que cuando vieran el potencial que ofrecía esta nueva “pata” dentro del modelo de negocio de la empresa el proyecto saldría adelante sin el mayor problema.

CREALSA2

Ciertamente interesante la diversificación que comentas, ¿Puedes comentarnos algo sobre la cobertura?

La cobertura es del 90% del nominal no recuperado transcurridos 360 días desde la fecha de impago. Hay distintos modelos de cobertura; Fondos de Provisión en las plataformas de UK, BBG en los originadores bálticos, etc., pero el nuestro es el más robusto porque está garantizado por un tercero que es la cuarta aseguradora por volumen de Europa calificada con rating AA por Standard and Poors.

Cada vez estoy más convencido de que exponer al minorista a una inversión directa sin cobertura en descuento comercial u otro tipo de deuda privada es cuanto menos una solución poco madura. Hay que modular el producto para que sea capaz de cubrir las necesidades reales del inversor y eso pasa por minimizar los problemas que la mora provoca, especialmente en las carteras de pagarés y facturas donde la ecuación riesgo/beneficio es muy débil y cualquier pequeño incremento de mora puede tener gran repercusión sobre el resultado de la cartera.

¿Y qué otras ventajas aporta este modelo de cobertura?

Para empezar yo resaltaría la más importante, la práctica eliminación del “Riesgo Plataforma”. Con una cartera cubierta al 90% y un modelo de negocio que se ha demostrado rentable desde 2.009, la probabilidad de quiebra de CREALSA es muy baja, por supuesto inferior al de otras plataformas que todavía son startups y que aún no han llegado al punto de equilibrio. Hace poco volví a ver una de las conferencias del AltFi Summit de 2.016 donde el moderador David Stevenson, Director Ejecutivo de AltFi, dijo en una mesa redonda que la gran tragedia para el 90% de las plataformas actuales no es que no fueran todavía rentables, es que no lo iban a ser nunca. Estamos ante una verdadera “explosión cámbrica” del Fintech a nivel mundial, la selección natural se impondrá, es imposible que todos lleguen a la meta.

Entendido y entonces una pregunta que me surge es: ¿Cómo afecta la cobertura a la inversión, qué otros efectos tiene esta medida?

El efecto es múltiple.

  1. Primero; da un amplio margen de seguridad a la inversión al disminuir a una décima parte el riesgo intrínseco del subyacente o exposición real a pérdida irrecuperable en cada operación. La mora no puede ser considerada nunca de forma estática. La economía es dinámica y también lo son las tasas de mora. El test de estrés realizado sobre nuestra cartera nos dice que sería necesario más que quintuplicar nuestra mora histórica para que el capital de los inversores se viera comprometido. Determinar de forma precisa cual es el riesgo del subyacente en el que invierto es muy importante. Desde el 2014 hasta aquí hemos vivido tasas de mora históricamente bajas pero esto podría cambiar en cualquier momento. El crédito comercial es mucho más sensible a la mora que los préstamos a largo plazo. No podemos invertir manteniendo la esperanza de que todo siga como hasta ahora. La esperanza es el peor sentimiento que puede albergar un inversor. Como Warren Buffett dice: “la frase que ha acabado con más inversores es; la próxima vez será diferente”.
  2. La segunda característica de nuestro modelo cubierto es la bajísima volatilidad de la curva de resultados. Los test de estrés que hemos realizado nos dicen que la volatilidad es prácticamente nula una vez alcanzada una diversificación de al menos 400 efectos. Yo actualmente tengo más de 1.500 pagarés en cartera. Hay que destacar que debido a la cobertura, la volatilidad de la curva de resultados apenas varía con incrementos de las tasas de mora.
  3. La tercera característica de nuestro modelo es la favorable ecuación rentabilidad/riesgo en prácticamente todos los tramos de la curva de mora, muy superior a la de los modelos no cubiertos. A largo plazo los impagos son inevitables así que es muy importante determinar cuántas pérdidas tengo que soportar por unidad de beneficio neto conseguido. Esta no sólo es una medida de riesgo, también lo es de valor. Es más valioso un euro neto obtenido habiendo perdió medio que no dos. Tomar la rentabilidad como única variable para determinar la bondad de una inversión es una forma bastante miope de analizar un activo. La primera consideración ha de ser siempre en términos de valor, después de rentabilidad.
  4. La cuarta característica es la homogeneidad de resultados.
  5. Y la quinta: la predictibilidad de resultados. Ambas vienen ligadas a la baja volatilidad comentada anteriormente. Todos los inversores que tomen riesgo similar en la composición de su cartera obtendrán un resultado parecido que puede ser estimado previamente para cada tasa de mora. Esto en una cartera no cubierta es imposible por dos razones: Primero porque las carteras que se pueden formar actualmente en el resto de las plataformas de Europa Continental son muy estrechas (en torno a 200-400 facturas), y segundo, porque aunque la diversificación fuera mayor, sin cobertura la volatilidad y la variabilidad en los resultados de cada inversor se dispara en cuanto se incrementa mínimamente la mora.

Para que la descorrelación que aporta este activo a mi cartera global de inversión tenga valor debo exigirle un alto margen de seguridad y una baja volatilidad, de otra manera no le veo sentido a la inversión en renta fija. Si he de soportar volatilidad y riesgo prefiero tomar la posición de propietario antes que la de acreedor e invertir en bienes reales, como por ejemplo acciones.

Por último, aunque no menos importante, una consecuencia más de la cobertura es la determinación temporal de la inversión. El inversor puede saber en todo momento cual es el plazo máximo en el que finalizará su inversión; esto sencillamente no es posible en una cartera no cubierta.

crealsA3

Cuando hablas de indeterminación temporal en las carteras no cubiertas, el período medio de maduración de los de pagarés y facturas está en torno a los 70 días, ¿no estamos invirtiendo en el corto plazo?

Te contestaré con una pregunta ¿Podrías decirme cual es el plazo real de un pagaré a 70 días?

Pues, evidentemente, 70 días.

No, porque si no me pagan es posible que esté en judicial entre 2 y 3 años, luego si quiero saber cuál es el plazo real de esta inversión sólo podré decir 70 días con una probabilidad de X %. Por el contrario, la cobertura del seguro garantiza que para cualquier pagaré el máximo plazo es 360 días desde la fecha de impago, momento en el cual el inversor recibirá la correspondiente indemnización del 90% por la parte no recuperada. Esto en la práctica está dando una determinación temporal real a nuestra cartera en cualquier momento de la vida de la inversión. Es difícil entender que un inversor minorista pueda ir acumulando año a año impagos en judicial que no se resolverán hasta pasados 2 ó 3 años y que no llegue a tener ninguna prevención o incomodidad. Esto lo puede soportar el inversor institucional, pero creo que no entra dentro del perfil de la mayoría de los minoristas.

Háblanos ahora sobre el Marketplace de CREALSA.

Nuestra plataforma fue desarrollada internamente. Desde febrero hasta octubre de 2.017 fue testada por 33 inversores beta con cuentas con dinero real. No quiero dejar pasar la oportunidad de agradecer a los inversores que amablemente se prestaron a participar en esta fase beta. Sin su colaboración este proyecto no habría sido posible.

El mercado ofrece pagarés en tres bandas de riesgo: bajo, medio y alto. Dispone de un automatismo que permite una gestión totalmente pasiva y adecuada al perfil de riesgo de cada inversor. La inversión manual también es posible. Como ya he comentado antes es un mercado con gran diversificación, actualmente es posible invertir en más 1.500 pagarés de 600 deudores distintos. La puja mínima es de 10 euros y el ticket mínimo para el inversor 10.000 euros. El vencimiento medio de la cartera es de 70 días. Una media de 35-40 nuevos pagarés llegan diariamente al mercado con picos en los días punta que alcanzan los 70 efectos.

El Marketplace de CREALSA es un mercado de prefinanciación. Todos los pagarés y facturas que en él se ofrecen han sido previamente financiados por CREALSA. Este es también un gran aporte a nuestra propuesta del valor para el inversor porque estos mercados son mucho más eficientes que los de financiación directa. Los mercados p2p puros o primarios son altamente ineficientes a la hora de realizar las transacciones entre prestamistas y prestatarios. De momento tengo identificados 10 costes de fricción, algunos de los más característicos son: bolsas de liquidez (saldos) que permanecen diariamente en cuenta no invertidas por falta de producto, períodos de puja y formalización y períodos de gracia o períodos de gestión de cobro no remunerados, que son los días que transcurren desde la fecha de vencimiento de los efectos hasta su cobro efectivo. El modelo de prefinanciación de CREALSA elimina en su práctica totalidad estas ineficiencias tan onerosas para el inversor acercando así la rentabilidad real a la esperada.

En definitiva; estas características mencionadas de alto margen de seguridad, baja volatilidad, alta diversificación, adecuada ecuación rentabilidad riesgo, homogeneidad, predictibilidad de los resultados y eficiencia del mercado conforman el mapa de la propuesta de valor que CREALSA ofrece a sus inversores.

Nada más, Agustín, muchas gracias por concedernos esta esta detallada descripción de la plataforma de CREALSA y de su novedosa propuesta para el inversor, ya sólo me queda desearos suerte en vuestro proyecto.

Gracias a ti Esteban por la amabilidad al invitarme a esta entrevista, un saludo y, como siempre, estamos en contacto.

Y a vosotros, queridos lectores, solo me queda que invitaros a que os suscribáis a nuestra página web CROWDLENDING.ES porque con ello nos ayudaréis a hacer grande esta web creada exclusivamente para difundir el Crowdlending y además recibiréis gratuitamente en vuestro correo electrónico nuestras NEWSLETTERs con todos nuestros artículos y la última información sobre el apasionante mundo del Crowdlending.

ESTEBAN LÓPEZ

Suscríbete a Crowdlending.es y consigue más por tu dinero


Consigue más por tu dinero

De clase media a clase rica

Ya somos 3,004, ¿A qué estás esperando?

Descárgate el libro ¡Es gratis!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *